HAND/BOOK

Un día, crucé dos dedos de la mano izquierda y con la derecha tracé un medio círculo
que interconectaba las dos puntas de los dedos. Resulta difícil de imaginar explicado
en palabras, sin embargo, la cuestión es que la forma era una solución curiosa a un
problema, una idea escultórica.

Aquella primera forma me llevó a realizar este trabajo en el que exploro las
capacidades escultóricas de las manos. Despojándolas de simbolismo o de las
funciones para las que habitualmente se usan, he trabajado con las manos como quien
examina un cuerpo extraño, buscando sus límites y empujando estos límites en
distintas direcciones. Para ello, he barajado conceptos escultóricos a veces opuestos
(recto-curvo, sencillo-complejo), he buscado la interconexión entre dedos y el equilibrio
entre distancias, y también he intentado generar formas geométricas y texturas. En
ocasiones, encontraba formas que eran como puertas que se abrían hacia un gran
número de nuevas posibilidades. Poco a poco fui descubriendo o desvelando un
mundo de dedos y manos que transformaban la realidad llevándola a otro plano.

Se trata de un desarrollo abstracto, no he buscado que las formas se parecieran a
cosas conocidas. A pesar de ello, cuando se observan los resultados, estos son muy
sugerentes: a veces parecen construcciones arquitectónicas o diseños industriales;
también resulta inevitable ver caracolas, corales, ramas, flores, máscaras… Si se
produce este efecto, se debe a que muchos de estos objetos reales están hechos con
las mismas proporciones o patrones matemáticos inherentes a la naturaleza. Esta es
una cuestión que me ha interesado y en la que he indagado a lo largo del proceso. El
hecho de que la distancia de los huesos de los dedos coincida con los números
Fibonaccí, relacionados con la proporción áurea, que los griegos y renacentistas
consideraban el ideal de la belleza, dota a estas formas de un equilibrio especial y tal
vez de una dimensión divina.

El trabajo también podría haber tenido un enfoque más poético, figurativo o expresivo.
Sin embargo, la cantidad de formas que lo componen y las muchas maneras en que
estas podrían haberse mostrado o desarrollado, ha hecho que creyera oportuno
empezar mostrando el trabajo de la forma más simple y menos mediada posible.

Fotografías de Mara Sanchez Renero.

http://www.marasanchezrenero.com/index.html
http://marasanchezrenero.com.mx